Entradas populares

28 de febrero de 2011

La Carreta





La carreta
Y mi carreta se aferra, a la historia de mi alma,
con muertes y nacimientos  
frente a los dioses
y astros,
y  giran, giran, que giran, las vidas que ya no tengo,
en tantos siglos que llevo con mi equipaje a la carta.
 
Con mi peine de plata y mi arrugada chaqueta
Mi lapicera de cobre y mi perfume a violetas
Mis libros con sus recetas de pócimas muy secretas
Y mis versos de poeta aferrados a una insólita carpeta.
 
Las ruedas dentro del alma, rechinando, rechinando,
quejándose y masticando la sal, el dulce, el amargo.
Las ruedas crujen cansadas, de adioses, miles y tantos
Las ruedas siguen girando, no preguntes ¿Hasta cuándo?
 
Pensativos van los bueyes arrastrando la carreta
Conocen bien el camino, pero dudan de la meta.
Al final…
Todo es incierto como si fuera ruleta
que se juega
y se desnuda con preguntas bien inquietas.

¿Dónde están las siemprevivas?
¿Dónde están las nomeolvides


Cruzando, señor, cruzando…
             los caminos de la vida,
             los rostros de cien ausentes,
             las sombras que da la muerte
 
Llegando, señor, llegando
             La esperanza está, y aguarda
             Nomeolvides... en el tiempo 
             Siemprevivas.. en el alma.




 

© Edmée Cobo Giancáspero 
Registro de propiedad intelectual
Código: 1102218550847

No hay comentarios:

Publicar un comentario