Entradas populares

Poemas de familia

Ay, papá ¡Yo te creía inmortal!
Ni por un instante yo quise pensar
Que la vida ingrata sí tiene final
Que la vida eterna te deja volar

Y la muerte, muerte,llegó hasta tu puerta
Y ante tal peligro tranqué las ventanas
Y ante tal incierto yo bloqueé las puertas
Huracán tormenta, entró y a la fuerza

Sus ojos se cierran ¿Por qué no me mira?
Sus labios inertes ¿Por qué no responden?
Se detuvo la noche, se detuvo la vida
Vuela el alma, vuela, me declaro vencida

Es la muerte negra, no es lirio ni rosa
Es la vil miseria, es la sangre amarga
Es la noche eterna y los perros ladran
Es la losa fría con mármol y huesos

El dolor no pasa cuando un padre muere
Con dolor se vive, con su voz ausente
Respirando a vida, respirando a muerte
Y ningún verano cambiara esta suerte

La muerte es la muerte y ay que duele
Y fuerte y el llanto impotente
Es puñal por siempre y el cortejo parte
Con claveles negros, con mi padre muerto



Edmée Cobo Giancáspero
Código: 1201050854332
www.safecreative.org

( A mi padre fallecido el 15 de Marzo de 1994)











Muñeca (a Josefa, mi sobrina)

Quiere ser un hada, muñeca encantada
Tal vez una ardilla, comiendo semilla
Bailar con la luna su canción de cuna
Bailar con el sol su canción de amor

Quiere ser princesa, quiere ser amada,
Vestirse de gala, chaqueta dorada
Ser una belleza en noche estrellada
Conquistar mil luces, azules y claras

Quiere ser muñeca, pintarse la cara
Carita rosada, ojitos de luna
Boquita dorada, besitos de niña
¡Aroma de flores, sándalo y amores!

Quiere ser artista, pero no corista
Beber en París un trago de anís
Tocar la guitarra, bailar en la pista
Peinar sus cabellos con flores de liz
















A Cristóbal (mi sobrino)


Cristóbal, mi pingüinito
Eres un niño chascón
Tus cabellos son cordones
Que llegan al corazón

Tus ojos son miel de abeja
Por su color y sabor
Dulcecito son tus ojos
Que atrapan al corazón

Cristóbal, Cristobalito
Eres un niño bonito
Eres como un angelito
Que me alegra el corazón

Tu risa es como un lucero
Tus dientes son porcelana
Tus mejillas con hoyuelos
Que parecen dos polluelos

Cristóbal, mi pingüinito
Me has robado el corazón

© Edmée Cobo Giancáspero